lunes, 27 de octubre de 2014

Redes sociales: luces y sombras


Desde la aparición de las primeras redes sociales a finales de los años noventa, los campos de la información y de las telecomunicaciones no han parado de experimentar su propia revolución. La llama ''era de las comunicaciones'' nos ha hecho dependientes y necesitados de las nuevas tecnologías y de los avances que éstas nos ofrecen.




Hoy día existen numerosas redes sociales con diversas funcionalidades, interfaces y ofertas de entretenimiento, desde la publicación de imágenes hasta la transmisión de mensajes de texto.

No cabe duda de que el uso de estos medios de comunicación es algo que se ha convertido en necesario y, tal vez, nos ha hecho a su vez dependientes. Sin embargo, también han revolucionado el ámbito de transmisión de la información hasta límites inimaginables.

Encontramos redes sociales muy presentes en el ámbito social y otras relacionadas con el ámbito laboral y educativo.



El uso de estas fuentes de transmisión informativa alcanza su apogeo entre la juventud. Los jóvenes emplean estas redes para comunicarse, compartir información sobre su vida personal, enviar archivos, compartir apuntes y trabajos... es decir, el uso de las redes sociales no se ve únicamente limitado por su orientación social, sino también hacia el mundo laboral.

En cuanto a los ''pros'' o beneficios que las redes sociales nos aportan podemos diferenciar:

  • Rapidez; mensajes y archivos son enviados al momento.
  • Facilidad para transmitirlos.
  • Gratuidad del servicio siempre y cuando se tenga acceso a internet.
  • Comodidad; puedes usar las redes sociales desde cualquier lugar o dispositivo (móvil, ordenador, tablet...), y tal vez sea esta la idea que atraiga más a los jóvenes en la actualidad.
Lamentablemente, estos servicios poseen una serie de ''contras'' que perjudican a quienes los usan, especialmente a la juventud, pues son menos conscientes de sus actos y de los perjuicios que las redes sociales pueden provocar. Entre estas ''contras'' se sitúan:

  • Dependencia en el uso de las redes sociales.
  • Aislamiento con respecto a las relaciones físicas o tradicionales.


Como conclusión al texto podríamos definir a las redes sociales como un gran avance que conlleva un gran control. Por un lado estas redes nos aportan una enorme facilidad a la hora de comunicarnos pero, por otra lado, la otra cara de la moneda nos revela que su uso excesivo y descontrolado puede llegar a  hacernos dependientes de estas, si aún no lo somos. Con respecto a la juventud, tan solo resaltaré que las redes sociales han alcanzado una gran importancia en sus vidas, aportando grandes beneficios como el compartir información de forma rápida y cómoda, pero también han hecho perder a muchos jóvenes el interés por las relaciones tradicionales. 

"Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas" Albert Einstein

Sigamos los consejos de Albert Einstein y hagamos de las redes sociales una fuente de información sin repercusiones negativas en nuestras vida más allá de la pantalla.





Tampoco debemos tener miedo de las nuevas tecnologías, pues aportan más cosas positivas que negativas a nuestras vidas... como esta señora...


No hay comentarios:

Publicar un comentario